«Arcadia», tercera parte

Karlslundsgården, Örebro

Ya todo está listo, solo falta llenar la pequeña piscina